A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

Q

R

S

T

U

V

W

X

Y

Z

#

Otto Wagner

Iglesia de San Pedro. Montagut (de Fluviá). La Garrotxa. Gerona.  Las imágenes fueron quemadas en la vía pública. La Iglesia y la Casa Rectoral fueron saqueadas. En la imagen el retablo de la iglesia de San Pedro en 1939. Fotografía extraída del Catálogo Monumental de la Comarca de Besalú.

 

Iglesia de San Leopoldo “am Steinhof”. Otto Wagner. Baumgartner Höfe nº1. Viena. La escasa presencia de imágenes se debe a su inspiración bizantina. La iglesia fue construída entre 1905 y 1907. Fotografía de Margherita Spiluttini.

______________________

Templo Parroquial dedicado a San Pedro, apóstol y mártir. El templo es de tres naves, con un solo ábside, y en el interior de su nave se observa una particularidad muy interesante: las columnas que sostienen las bóvedas no son simétricas, ya que en el lado de la izquierda hay tres pilastras mientras que en el de la derecha hay unicamente dos, una de las cuales es mucho más robusta que las restantes. El ábside es semicircular todo de piedra de labra del país; termina en una cornisa donde se apoya el tejado. En época tardía se construyó una sacristía que oculta el exterior del ábside y la ventana de doble derrame que lo adorna. Esa construcción, si por una parte afea el monumento, por otra preserva de deterioro los sillares contiguos a los cimientos, de suyo muy erosionados por la poca consistenci de la piedra del país. Por el interior los muros del prebisterio son lisis; pero en el arranque de la bóveda hay una bella cornisa apoyada en modillones que emergen de entre los dientes de una sierra que constituye el típico adorno románico de nuestras comarcas. La cornisa corre luego a lo largo del templo tanto en las naves laterales como en la central, la cual es más elevada que las laterales, y es de medio punto, mientras que las laterales son de cuarto de cilindro. Los ‘viejos del pueblo’ explican la anomalía del número impar de sillares diciendo que fueron dispuestas así para recordar cinco cruentas batallas con que los nativos expulsaron a los moros del lugar, allá en los tiempos de la Reconquista. Más bien creemos que se debe a una ampliación tardía de la iglesia, que transformó en templo de tres naves el primitivo, que sólo tendría una. De ahí proviene la diferencia de estructura entre la fábrica del ábside que es la primitiva y el resto del templo, posterior. Del primer templo románico, desfigurado en el siglo XVI, se aprovecharon los batientes de la puerta o por lo menos los hierros forjados que la decoraban, al par que su precioso cerrojo de tipo serpiente, muy corriente en los templos románicos de la comarca que estudiamos. En el siglo XVI, a mediados del mismo, se elaboró el valioso retablo renacentista que hasta el año 1936 enriqueció el templo. Contenía trece tablas pintadas, enmarcadas en un guardapolvos saliente. Faltaba la tabla central que había de contener la pintura de San Pedro, casi a tamaño natural. O no fue construida o fue sustituida con posterioridad con una gran estatua del titular, la cual representaba al santo tocado con la clásica tiara y sentado en su trono o cátedra en actitud de predicar o enseñar. Afortunadamente, las tablas fueron preservadas de la destrucción en el año 1936 y aunque después por los azares de la guerra fueron dispersadas, con todo, pudieron ser recuperadas en su totalidad y se exhiben en el Museo Diocesano de Gerona. A estos mismos azares de la guerra se suele achacar muchas veces el mal acabamiento y aspecto desmejorado y enfermizo de la iglesia, aunque ya hemos razonado que éstas características deben no pocas de sus extravagancias a los distintos avatares del paso del tiempo. En 1937 este templo, vaciado por los asaltantes el año anterior, sirvió de refugio y hospital a los dañados mentalmente por la guerra. Así como a los que enmudecieron o fueron causa de sordera. Posteriormente el templo fue devuelto al culto en acto religioso de sacralización el día de San Pedro de 1939.

 

Esta iglesia forma parte de una gran ciudad blanca: el psiquiátrico de Steinhof, que plantea en términos modernos las relaciones entre la enfermedad mental y la arquitectura. Se trata de un conjunto con un programa funcional complejo, impulsado por el alcalde socialcristiano y populista Lueger, al que Wagner imprime en 1902 una ordenación “moderna” un tanto barroquizante. Situado y segregado en la periferia urbana, se organiza a base de un sistema de pabellones independientes cuya jerarquía arquitectónica responde a la diferenciación social. En el proyecto inicial, los pabellones, en consonancia con la topografía del lugar, se distribuían de una manera irregular, pero Wagner lo agrupa en torno a un eje central mediano, de tal modo que la Iglesia se convierte en el centro y la coronación del conjunto, algo que asimismo es enfatizado por su altura monumental y el esplendor de su cúpula dorada. El templo es un buen ejemplo de cómo la arquitectura moderna progresa a través de un diálogo con el pasado; de cómo reelabora los materiales de la historia hasta sedimentar en unas formas nuevas, exigidas por el presente, tal como Wagner había propuesto en 1899 en El estilo moderno en la construcción de las iglesias. Al igual que en otras tentativas suyas previas, como el proyecto para la Catedral de Patras, la concibe como un espacio de planta central con cúpula, en la línea de la Nicolaikirche, de Schinkel, en Potsdam, si bien la inspiración última es la de San Carlos Borromeo en Viena de Von Erlach. Por otro, aunque la fachada reinterpreta l tradición eclesial de un modo racional, a la vez que, teniendo en cuenta su destino, higiénico. Y si bien en ciertos detalles formales o en el recurso de la formas simples y cúbicas se delatan las fuentes neoclasicistas, transfigura los más diversos filones a la luz de un proyecto ambicioso de sístesis, en el deseo de logar una nueva obra de arte total en la que participan diversos artistas de la secesión. La figuratividad es reforzada por lo demás por un tratamiento refinado de los materiales, elaborados con las técnicas más modernas, como se advierte en la cúpula, el revestimiento exterior con planchas de mármol, los recuadros dorados del interior o la bóveda a lo Soane. Contemplamos, pues, un diseño total, con inclusión del mobiliario o los suelos, que pone de manifiesto una concepción racional de un espacio interno cómodo, luminoso e higiénico, confleyendo en el altar. Aun cuando este espacio creaba una atmósfera que conciliaba lo religioso con lo terapéutico, fue acogido con bastante reserva y reticencias. Hasta incluso el parlamento de la Baja Austria se entretuvo en debatir si su configuración arquitectónica era la más adecuada para una concepción católica.

______________________

Las peculiaridades del templo de San Pedro se vieron destacadas por los efectos que el saqueo del templo había provocado. Así, en los pocos días en que fuera hospicio para los alienados por las vicisitudes de la guerra, su configuración tétrica alcanzó identificación plena entre visitantes y edificio. Y aunque sabemos que la mayoría de los ocupantes del mismo tenían disminuidas sus funciones mentales, las zarpas de las hordas orientales dejaron su inmunda huella, la marca asiática de sus hedores.

 

Con la Iglesia “Am Steinhof”. Wagner [1] proyecta un edificio prototípico, que combina acertadamente las ancestrales tradiciones de la arquitectura religiosa con la modernidad. Junto a sus motivos “bizantinos” se engarzan en la iglesia otros elementos profundamente enraizados en la historia como las ventanas “palladianas”, el arcaizante baldaquino de acceso y el altar dorado a modo de santo sepulcro. Las vidrieras de kolo Moser acentúan el aura “oriental” de la iglesia. Su incipiente modernidad se debe al hecho de haber sido concebida por Wagner a partir de su función como iglesia de hospital, lo que requería una atmósfera de seguridad e higiene, una buena visibilidad del espacio central cruciforme y la adecuada accesibilidad a las hileras de bancos.

______________________

Las tablas de Montagut, exhibidas en el Museo Diocesano de Gerona tras la dispersión durante la guerra civil, representan las siguientes escenas: 1) San Pedro caminando sobre las aguas; 2) San Pedro recibiendo las lleves, 3) Predicación de San Pedro el día de Pentecostés; 4) Resurrección de Tabita; 5)Bautizo de Cornelio; 6) Disputa con Simon el mago ante Nerón, en compañía de San Pablo; 7) El calvario con los crucificados, la Virgen, Santa magdalena, el centurión, soldados y judíos; 8) Castigo de Ananias y Sáfira; 9) Fin de Simón el Mago; 10) San Pedro y San Pablo en la cárcel Mamertina; 11) Escena del Quo Vadis, 12) Martirio de San Pedro, crucificado cabeza abajo; y 13) Entierro de San Pedro. Es de notar que el panel del calvario tiene grabado en una de las alabardas de los soldados, el blason de la familia Montagut, que trae en campo de oro un monte flordelisado de azur, blasón que también se hallaba en la sepultura familiar situada en la iglesia de Ntra. Sra. Del tura, en Olot.

 

En esta segunda etapa, plena ya del Jungedstil, podemos señalar un número determinado de edificaciones, muchas de ellas recogidas en los cartones y cuadros de honor de la Secesión. A) La Casa Mayólica; B) Las viviendas de la Neustiftgasse, C) Los Grandes Almacenes en la Karlplatz; D) El Ministerio de la Guerra; E) La Iglesia de San Leopoldo “am Steinhof”; F) La Caja Postal de Ahorros; G) El edificio de control de la Presa del Kaiserbad; H) el Hospital de Dermatología; I) La Segunda Villa Wagner en la Montlearstrasse. Todas las obras de este pequeño catálogo junto a las enseñanzas de Wagner en la Academia de Bellas Artes, además de la incorporación de algunos de sus alumnos a su estudio, pusieron las bases para un reconocimiento de su magisterio e influencias que cristalizarían en la llamada Wagnerschule o Escuela Wagner [2].

______________________

La consecuencia práctica de la arquitectura moderna en esta región exige, desde un primer momento, la quema inmediata de todas las iglesias existentes, esto es cosa harto evidente.

 

Toda obra moderna debe responder a los nuevos materiales y a los requerimientos del presente, si pretende adaptarse al hombre moderno. Debe ser reflejo de nuestra propia y renovada naturaleza, más democrática, consciente e inteligente, y debe asumir los espectaculares avances técnicos y científicos y la creciente tendencia hacia lo práctico de la humanidad.– esto, es evidente.

 

 

 

 

______________________

 

 

 

 

Al fin y al cabo, la gente está dispuesta enseguida a enviar a una persona como yo al manicomio, es decir, a Steinhof [3], cuando sabe que esa persona, desde hace treinta años, viene un día sí y otro no al Kunsthistorisches Museum para sentarse en el banco de la Sala Bordone. Para los psiquiatras yo sería al fin y al cabo un festín, dijo Reger. Para ir al manicomio no necesita nadie sentarse, durante más de treinta años, un día sí y otro no en el banco de la Sala Bordone ante El hombre de la barba blanca de Tintoretto, para eso basta por completo que alguien tenga esa costumbre sólo dos o tres semanas, per oyo la tengo esa costumbre ya desde hace más de treinta años, dijo Reger. Y tampoco renuncié a esa costumbre cuando me casé, al contrario, intensífíqué aún con mi mujer mi costumbre de venir un día sí y otro no al Kunstkistorisches Museum y sentarme en el banco de la Sala Bordone. Para los psiquiatras yo sería un festín y una mina, como suele decirse, pero los psiquiatras no tendrán oportunidad de convertirme en su festín y su mina, dijo Reger. En los hospitales psiquiátricos hay al fin y al cabo miles de personas que, por decirlo así, cometieron una locura que no era ni de lejos tan loca como la mía, dijo Reger. En los hospitales psiquiátricos hay gente encerrada que, una sola vez, no levantó la mano cuando hubiera debido levantarla, dijo Reger, que sólo una vez dijo blanco en lugar de negro, dijo Reger, imagínese. Pero al fin y al cabo no estoy loco, dijo, sólo soy un hombre extraordinariamente de costumbres que tiene una costumbre extraordinaria, a saber, la extraordinaria costumbre de venir desde hace treinta años, un día sí y otro no, al Kunsthistorisches Museum y sentarse en el banco de la Sala Bordone.