A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

Q

R

S

T

U

V

W

X

Y

Z

#

Heinrich Hoerle

Virgen. Iglesia de Nuestra Señora del Tura. Olot. La Garrotxa. Gerona.  Imagen perteneciente al grupo del Santo Sepulcro, dañada durante los sucesos de 1936. Fotografía que se recoge en el número 356 de “Misión”, publicado el 1 de noviembre de 1962.

 

Heinrich Hoerle. Pintor alemán nacido en 1895. Cercano al realismo mágico teorizado por Franz Roh [1], sus planteamientos están cercanos a los de constructivistas rusos y alemanes, también al maquinismo proletario del francés Fernand Leger [2]. En 1930 pintó su Monumento a las prótesis anónimas.

______________________

Del grupo del Sant Sepulcre se’n conserven la Verge Santíssima a casa de D. Pere Basil, San Joan a can Turrós del carrer Major, Santa Magdalena a casa del autor y Nicodemus en el Museu municipal.

 

Tal vez el grupo de Colonia fue el más preocupado por conciliar las vanguardias artísticas, en particular la constructivista, con las políticas. Si desde estas últimas se situaban a la izquierda del KPD (Partido Comunista), desde las primeras intentaban llevar hasta sus últimas consecuencias las críticas al arte de caballete en beneficio de la pintura mural. Sus miembros, entre los que destacaban Heinrich Hoerle (1895-1936), Anton Räderscheidt (1892-1970) y Franz Wilhehn Seiwert (1894-1933), procedían del «Grupo de artistas progresivos», fundado en Colonia en 1919. Si bien en Mannheim sólo estuvo representado Räderscheidt, y en realidad, Hoerle y Seiwert nunca estuvieron en la mente de Hartlaub y Roh, hoy en día se les incluye tangencialmente en esta corriente. De hecho, podrían ser considerados representantes de aquella «objetividad potenciada», en expresión de A. Behne, a través de una abstracción constructiva que, sin embargo, no abandona la figuración.

______________________

El propi Saderra també diu d’aquestes darreres imatges que tenien uns set pams d’alçada i que eren de terra cuita. Donem la reproducció d’aquestes Imatges, publicada a “Misión”. Fora de la de Nicodemus, que és de cos enter, les altres són sols de mig cos; cap d’elles te mans, que se´ls hi aplicarien postisses. Actualment són propietat de: Museu Municipal (Nicodemus); casa Surroca, del C/Calvo Sotelo (Sant Joan); Sr. Hostench Basil, del c/Valls Nous, nº 4, (Verge); i Sr. Sala, del C/ Serra Ginesta, nº 9 (Santa Magdalena).

 

Hacia 1924 o 1925 Hoerle y Seiwert recibieron el encargo de pintar un mural en la Nueva librería de Colonia, mientras el segundo realizaría en 1930 el mosaico El trabajo, para el Museo de Artes y Oficios de la misma ciudad. El rechazo del encargo hace que los pocos que se han conservado parezcan ser estudios preparatorios para la pintura mural. Entre ellos sobresalen Paisaje fabril (hacia 1926, Kunstmuseum, Düsseldorf), Los hombres de las máquinas (1930, col. part., Munich) y Máscaras (1929, Ludwig Museum, Colonia). Mientras en el primero se idealiza a través de una figuración muy arquitectónica y construida o en el segundo se pone al descubierto la deshumanización del maquinismo, en Máscaras, conocido también como Martes de carnaval, las figuras robotizadas de los anteriores se han vuelto más arcaicas y los tipos indeterminados, sin abandonar la simplificación constructivo-geométrica, se concretan en un verismo político donde confluyen lo arcaico y la nueva brutalidad que presagia el saludo nazi. A diferencia de Hoerle, que recurre a un esquematismo tubular de resonancias ftancesas, la objetividad de Seiwert es fuertemente constructiva a base de rectángulos, círculos y otras figuras geométricas en sintonía con el construcúvismo coetáneo, como apreciamos en Los hombres del trabajo (1925, Kunstmuseum, Düsseldorf) o en las pinturas de 1926: Trabajadores (Ludwig Museum, Colonia), Fábricas (Kunsthalle, Hamburgo) y Discusión (Kunstmuseum, Bonn); por lo demás, las figuras despersonalizadas y sin fisonomía traslucen tanto la alineación de la producción como la idealidad, incluso un cierto carácter heroico, propios del hombre masa y la revolución imposible.

______________________

Bien es verdad que ante la imposibilidad de encontrar reliquias corporales de la Virgen, mala fe sería dudar de la Ascensión de su Cuerpo a los Cielos, la necesidad potenciar su culto y la liturgia de la imposición de manos, para los que obviamente no servían ni los Cabellos de la Virgen ni las Gotas de Leche, busco otros caminos. Estaban los asuntos de la Longitud de la Virgen, devoción de la que se pueden hacer todo tipo de cálculos, como lo demuestran los cultos en la Mariä Länge Kapelle de Ratisbona. Amén de las imágenes aquiropoetas o aquerópitas, es decir, aquellas que no habían salido de la mano del hombre. Con todos estos elementos fue posible una definición clara de las Manos de la Virgen. La imposición de manos es uno de los ritos más expresivos de cuantos existen. De ahí que se haya prodigado tanto. De ahí la necesidad de realizarlo en los cultos marianos. La Biblia habla de la imposición de manos como de una imposición natural. Jacob impone las manos sobre sus dos nietos. Aarón al empezar el sacerdocio bendice a su pueblo con este rito. Moisés hace lo mismo con Josué para pasarle el mando. Los ancianos de Israel imponen sus manos sobre Susana y sobre los blasfemos. Jesús impone sus manos sobre la hija de Jairo, para resucitarla. Como ceremonia ritual se ve en la Ley mosaica siempre que se inmola algún cuadrúpedo. Los israelitas imponen las manos sobre los levitas. También en la liturgia cristiana se emplea a menudo y como rito importante la imposición de manos. Se imponen las manos sobre los catecúmenos y también sobre los recién bautizados en la Confirmación. También se emplea en la Confesión y en la Extremaunción, aunque como una simple ceremonia, no como un rito necesario. Usase asimismo en la bendición de las personas y de los objetos, en la bendición de los abades y consagración de Vírgenes, en la reconciliación de los penitentes, cismáticos, herejes y apóstatas, sobre los energúmenos, sobre la oblata, ante la consagración de la misa, etc. Todo esto nos hace ver la importancia alcanzada por tener un buen modelo de las Manos de la Virgen.

 

La técnica es sólo prótesis; el trabajo empleado en la técnica no es más que una redención de la necesidad de renunciar a nuestra propia esencia para abarcar zonas e intereses de otro tipo de esencias, sin que por ello tengamos que renunciar también a nuestra humanidad. Si es un hecho que no podemos ya proteger la gran patente colectiva de nuestro sistema protético, técnico y científico de la intervención de la segunda zona, y de la tercera en un futuro no muy lejano con total independencia de que nosotros mismos desvelemos los métodos de fabricación en estas zonas, no se ha de olvidar, por otra parte, que hemos creado y formado un nuevo y poderoso incremento del estilo protético-maquinal precedente que, en su conjunto, podría denominarse prótesis integral de tipo técnico… Este sistema técnico de prótesis es una tarea típicamente masculina y sólo puede compararse con el pleno enclaustramiento prenatal en el cuerpo de la Madre. Todas las personas, de cualquier sexo que sean, han estado en un primer momento aprisionadas en la temprana época prenatal en el gran modelo de todo ámbito nutricio, de toda esfera protectora y también de toda prisión, es decir, han experimentado el enclaustramiento en el cuerpo de una Madre. El contraejemplo masculino al caso es el desarrollo de las prótesis tecnocráticas, del poder, del poder financiero y de los aparatos técnicos que se convierten en un sistema totalmente capsular en el que el hombre individual parece encerrado a la clemencia y a la inclemencia.

______________________

Un problema que enfrento a la Iglesia por el concepto y la ley de Manos-Muertas. Llámanse asé los poseedores de inmuebles que por virtud de las reglas de la constitución de su dominio, no pueden enajenar o vender su propiedad. Las manos muertas colectivas se consideraron en la ley de 11 de octubre de 1820, siendo tales las iglesias, monasterios, conventos y cualesquiera comunidad eclesiástica, así sexulares como regulares; hospitales, hospicios, casas de misericordia y enseñanza, cofradías, hermandades, encomiendas y cualesquiera otros establecimientos permanentes. Se subclasifican en laicales y eclesiásticas. Tanto a unas como a otras prohibió la ley repetida, para en adelante, adquirir bienes raíces de clase alguna por cualquier título, fuese este oneroso o lucrativo, y las leyes desamortizadoras pusieron en venta sus bienes, de los que se apoderó el Estado. Se deducen de esto las causas de las Manos de la Virgen, los huertos de Capuchinos, los terrenos del puerto pertenecientes a los Maristas y la causa general contra la Cía. de Jesús.

 

Quien con dos brazos ilesos haya expuesto su persona en campo enemigo, incluso manco podrá dominarse a sí mismo y a su destino… ¡Qué favorable es la situación del herido de guerra! La pensión honorífica lo preserva para siempre de la auténtica necesidad. Sin embargo, si no volviera a emprender el camino del trabajo, ¡qué desesperada y triste será su existencia! La ociosidad es madre de todos los vicios… el trabajo es también deber ciudadano, servicio a la patria… Ni siquiera de una única mano de trabajo se puede prescindir…En algún caso, los mutilados, tras provechosa asistencia a la escuela, han conseguido mayores ingresos que antes de la lesión… No tienes nada que esconder. Ya no vivimos en aquellas épocas en las que al manco se le podía tomar por ladrón o perjuro. No te ha hecho perder la mano el hacha del verdugo, sino una contienda sagrada. Puedes estar para siempre y sobre todo orgulloso, mirar a los demás a los ojos sin rodeos y así hacer sonrojar a los mezquinos e indiscretos. La mayoría de los hombres ven a los heridos de guerra como un vivo retrato de nuestra dura época, al que tributan silencioso agradecimiento. El logro de la autonomía en todos los aspectos es el primer deber y la meta más alta del manco. ¡No permitir la ayuda! No puede haber ninguna actividad ante la que retroceda…, gracias al ejercicio continuo llegará a ser un maestro. Ser manco será para él una cosa natural, dejará el temor ante una pérdida irreparable. A veces se puede oír decir a los mancos veteranos y experimentados que no sabrían qué hacer con su segundo brazo, si de pronto un milagro les devolviera el que perdieron. Mira a ver si hay alguien entre tus conocidos al que haga tiempo que le falta un brazo… Quizá haya alguno en cada ciudad. Sólo que hasta ahora no has caído en la cuenta.

 

 

 

 

______________________

 

 

 

 

Malabarista.- El destructor del arte (al Payaso se le resbala el gorro sobre la cara y se queda así); Garibaldi.- El destructor del arte (el Domador golpea las teclas con el brazo vendado) El destrutor del arte que destruye el arte (gritando),. La bajeza al piano (al Malabarista). Humanamente posible ve usted humanamente posible (el Domador golpea dos veces las teclas con el brazo vendado, Garibaldi al malabarista, patéticamente) Decenios de siglos, destruyendo así. El destructor del arte, Malabarista.- El destructor del arte; Garibaldi.- los animales destruyen el arte oiga usted, el arte es destruido (el Domador golpea varias veces las teclas con el brazo vendado) Hubiera tenido que saberlo que se trata de una fiera (el Domador golpea varias veces y cada vez más violentamente las teclas con el brazo vendado, y finalmente se arroja una y otra vez con el hombro contra el piano, la Nieta toca unas cuantas veces con la viola, el Payaso puntea en el contrabajo).